Daniela Moreno, estudiante que aprende de Funda Epékeina

“Por la profunda labor formativa Funda Epékeina es una segunda escuela para los niños  y para mí”, expresó Daniela Martínez, quien es una joven voluntaria de Epékeina Infantil en Las Acacias.

Daniela se incorporó al equipo de voluntariado por requerimiento de sus estudios, pero al cumplir con esta exigencia se quedó con el fin de asistir a cada actividad sabatina para regalarles a los pequeños acompañamiento en cada una de los encuentros.

Con mucho esmero la joven nos apoya en organizar y coordinar actividades creativas que brinden enseñanza y valores a los beneficiarios. “La meta siempre será divertirnos y  aprender para que sean buenas personas en esta sociedad”, expresó.

Daniela calificó el trabajo de Epékeina como “impecable y digno de admirar”. Para ella tiene mucho valor que el equipo redoble sus esfuerzos para mantener activa la fundación sin importar la situación por la que atraviesa el país. También elogia su capacidad para superar las limitaciones en cuanto a voluntarios y materiales de trabajo. “Es de valientes y creyentes el mantener un trabajo para  transformar pequeñas realidades y construir el país que todos queremos”, dijo.

En lo personal, aseguró que ha aprendido a tener paciencia y a ser más “atenta de los pequeños detalles  que a simple vista no se perciben”.

Esta dulce joven caraqueña aprecia el perfecto engranaje que semana a semana ofrecen los niños y los voluntarios. “Cuando alguno falta la dinámica se torna distinta. Juntos logramos una armonía única e indescriptible”, afirmó.

Antes de cerrar su narración, Daniela consideró que los niños epékeinos serán personas con valores fuertemente definidos por el apoyo de la Fundación y el acompañamiento de Dios como principal guía.

Translate »
Facebook
Twitter
YouTube
Instagram